Cuando hace 10 años comenzó a rondar en mi cabeza la idea de entrevistar a personas interesantes no pude imaginar que hoy estaría aquí escribiendo esto. Sin duda me dio alas que la primera persona a la que le pedí una entrevista me dijese tan amablemente que sí. Se trataba de la periodista deportiva Nira Juanco, que en todo momento me trató como a un medio de comunicación grande, cuando esto sólo era un pequeño proyecto en la mente de un informático con genes periodísticos (mi padre es periodista).

No sabría daros una razón, pero siempre tuve clara la estructura de diez preguntas. Nueve para el entrevistado del momento y una décima que se repetiría en todas (¿Qué pregunta te hubiese gustado responder? ¿me la respondes?). Además de un apartado “muy personal” con preguntas triviales sobre gustos y aficiones que me apetecía conocer de mis entrevistados.

Poco a poco fui sumando a personas que por una u otra razón me resultan interesantes. Aprendí a acumular silencios (prácticamente nadie dice que no). A acumular síes que no valoran tu trabajo y que desaparecen sin enviarte las respuestas. A acumular síes que terminan convirtiéndose en una de las cincuenta y dos entrevistas publicadas hasta el momento. Me quedo con esto último.

Y el proyecto de hacer entrevistas a personas interesantes se hizo mayor de repente. Había ganado el Premio 20 Blogs a Mejor Blog de Actualidad de 20 Minutos. Y además Molo Cebrián se ponía en contacto conmigo para pedirme una entrevista (el entrevistador entrevistado) para su programa ‘Blogueros’ de Radio 5, Radio Nacional de España.

Diez años después tengo que reconocer que este proyecto me aporta una gran dosis de felicidad. Que disfruto mucho de todo el proceso. Elección de mis entrevistables, petición de la entrevista, preparación de esta, maquetación en la web, difusión en redes…

No puedo terminar sin dar las gracias a todos y cada uno de mis entrevistados. Sin ellos, que han hecho grandes mis preguntas, esta web no hubiese sido posible. Seguimos…